Loading... (0%)

Formación

Viajar con los libros de la Biblioteca de la Alhambra: Charles Davillier y su viaje por España

Conferencia por Rosa García Blanco

Viajar con los libros de la Biblioteca de la Alhambra, pretende iniciar a los lectores en el conocimiento de libros de gran valor histórico, que entre otros motivos, se editaron para servir como presentación de lugares a todos los interesados que no podían acercarse a nuestro país.

Estos libros contribuyeron a fijar los tópicos y los estereotipos culturales de los viajeros románticos que, durante el siglo XIX, visitaron la península Ibérica. Pero también permitieron a numerosos viajeros descubrir y apreciar a España como puente de paso hacia el siempre fascinante Oriente.

Vamos a comenzar con la aportación que de este tipo de libros hizo Jean-Charles Davillier (1823-1883), una de las figuras más representativas del coleccionismo y uno de los primeros hispanistas de la segunda mitad del siglo XIX. Viaje por España ilustrado por Gustavo Doré será la obra con la que comencemos esta andadura.

Jean-Charles Davillier había nacido en Rouen en 1823 en el seno de una rica familia de industriales normandos. Era nieto del banquero y gobernador del Banco de Francia y se dedicó inicialmente a los negocios familiares, lo que le permitió realizar un particular grand tour de aprendizaje por Europa y aprender varios idiomas. Por otra parte, la fortuna familiar le aseguraba una cómoda posición que le permitió dedicarse por completo a su pasión: viajar, estudiar y reunir una importante colección de manuscritos, objetos artísticos y obras de bibliofillia.

Desde muy joven se interesó por una parte del coleccionismo inhabitual, el de las artes decorativas y particularmente la cerámica. De ahí que realizase varios viajes por Europa, principalmente por España e Italia, en busca de datos y piezas para sus colecciones de arte e investigaciones sobre el mundo de la cerámica. Este interés le trajo por primera vez a España para conocer la cerámica de Manises. Su entusiasmo por las antigüedades le convirtió en un reputado erudito y coleccionista de objetos de arte, especialmente españoles.

Su curiosidad y su disponibilidad económica le permiten comprar pinturas, esculturas, orfebrería, joyas, esmaltes, cristales, tapices y sobre todo, cerámica. Todo esto lo distribuye en su hôtel parisino de la rue Pigalle, donde además se reune un grupo de selectos artistas y eruditos, entre los que se encuentran marchantes de arte, coleccionistas, escritores, músicos y artistas franceses y españoles (Gustave Doré, Meissonier, Reignault, y entre los españoles Martín Rico, Raimundo y Ricardo de Madrazo o Mariano Fortuny).

L’Espagne

Su labor como hispanista y divulgador del arte y las costumbres españolas tiene su máximo exponente en la obra titulada L’Espagne, obra enriquecida con las ilustraciones de Gustave Doré.

La obra fue un encargo de la prestigiosa revista Le tour du monde: nouveau journal des voyages, fundada y dirigida por Édourd Charton y publicada en francés por la editorial Hachette, cuyo objetivo era recopilar estudios y aventuras geográficas del momento y reunir los relatos de viaje de los grandes exploradores de la época (Livingstone, Stanley, Brazza, Scott, Admudsen…). Todos los relatos se acompañaban con mapas y estampas de los principales ilustradores del momento.

“Spain” en la Biblioteca de la Alhambra

En la Biblioteca del Patronato de la Alhambra y Generalife contamos con una edición inglesa publicada en Londres en 1881, que llega a la Biblioteca con los libros que el Conde de Romanones donó a la institución en 1909.

También tenemos la edición española de la Editorial Castilla de 1949, cuya forma de ingreso en la colección de la Biblioteca del Patronato de la Alhambra y Generalife ha sido por compra.

Esta edición española consta de una introducción y 37 capítulos que hacen un total de 969 páginas. Está impresa en papel de hilo y pertenece a una tirada de 375 ejemplares numerados.

El capítulo IX está dedicado a la ciudad de Granada, el X a la Alhambra, el XI al Sacro Monte y el Albaicín, el XII a Sierra nevada y la vega y el XIII a las Alpujarras, es decir Granada y sus alrededores ocupan 5 capítulos dentro del libro, lo que da idea de la importancia de esta ciudad en los libros de viajes.

Para Davillier, Granada era “el reino de la magía” pero le interesa más la Granada social que la monumental, y sobre todo el mundo de los gitanos. En el Sacromonte, encontró una ciudad dentro de otra ciudad, una población con lengua y costumbres propias.

Para saber más

En imágenes

Share Button

Realiza aquí tus comentarios

Reglas del Blog
Prohibido publicar contenido que viole derechos de autor o las reglas de esta web, así como material ofensivo.
Se pueden usar etiquetas HTML en los comentarios (negrita, cursiva o subrayado).
Por favor, no escriba todo su comentario en letras mayúsculas.

14 − siete =